jueves, octubre 02, 2008

Anemia


Frente a mi una luz que encandila mis ojos y, a la vez, abre las puertas de mi libertad. Aqui no soy algo ni mucho menos alguien.
Esto es poco de lo que he aprendido desde que dejé a Elvira más de dos mil kilometros atrás: la igualdad entre los hombres se tiene que sacrificar por la libertad de los individuos; prefiero ser un hombre insatisfecho que un cerdo satisfecho; bien empleada, la vida es suficientemente larga.
Lamentablemente, Elvira me abandonó pero a cambio me dediqué a remplazarla con Ira: mujer y niña a la vez; con la capacidad de dormir sola en noches frías y de enfermedad, pero sin el valor de enfrentar a sus enemigos más lastímeros; con la convicción de llegar lejos, pero sin la visión del destino propio; con ganas de amar, pero sin la voluntad de disfrutar... En pocas palabras: medio heroina, medio pendeja.
"Ánimo" le grito, pero Ira es demasiado terca y se apodera de mis pensamientos y, lo que es peor, de mis sentimientos. Ella crea conflictos en mi psique, que no sabe reconocer cuándo la realidad está frente a nosotras o cuándo se trata sólo de una pesadilla creada por nuestras diferencias.
Mi mayor problema: miedo a dejar a Ira atrás y que en su lugar no llegue nada, nadie, que, en su lugar, me vaya yo...

Al viento arranca la paz
la noche vestida de día
mientras el reflejo escondido
con más de una faz
prohíja mujeres inhertes


Elvira te mira... con ojos de Ira

4 comentarios:

chika imprudente dijo...

"En pocas palabras: medio heroina, medio pendeja."

woow nena...

Chika Evil dijo...

Estuvo bueno no? te dije que me tenia que concentrar
Eso y mi intento de poema es lo mejor hahaha

[+ Lustful Panic+] dijo...

Nooo maaa!!
Esa frase en especial es la neta... a quien prefieres, Ira o Elvira?

Chika Evil dijo...

Gracias, ves que luego tengo mis pequeños momentos de lucidez...
Sinceramente prefiero a Elvira.
Las dos son muy deferentes, no entiendo porque no puedo co-existir con una combinación de las dos.